Investigación y divulgación del patrimonio cultural en Medellín y la comuna 7 Robledo

San Ciro, el origen de Robledo - Parte II


Detalle de El amor misericordioso: imagen tallada por el escultor antioqueño Alfonso Montoya en 1940 para la Iglesia Nuestra Señora de los Dolores.

Ver parte I: Un enorme caudal de agua, palos, piedras y arena se disparó contra el inerme poblado, hecho que conmocionó la ciudad y advirtió sobre la irresistible fuerza de la naturaleza, que no se detiene ante la voluntad del hombre.  


El traslado

Los sobrevivientes necesitaban un nuevo lugar para vivir, lo que obligó al Cabildo Municipal, mediante ordenanza, autorizar su traslado a las faldas del Cucaracho o Morro de las Cruces. Específicamente donde hoy se ubica el barrio Robledo Parque e inmediaciones, a la margen del camino de Aná. Es también el Cabildo quien cambia el nombre de Aldea de Aná por el de Robledo, en honor al conquistador español. 

Hay que tener en cuenta que la totalidad de las llamadas faldas del Cucaracho eran una gran extensión de tierra que partía desde San Cristóbal al occidente, delimitaba con el río Aburrá al oriente, con la quebrada La Iguaná al sur y con el cerro El Picacho al norte. Constituían la finca de don José María Uribe. Después de su muerte, el enorme terreno es loteado en fincas más pequeñas que posteriormente son urbanizadas en decenas de barrios que hoy conforman las comunas seis y siete. 

Hasta 1938 Robledo fue un corregimiento de Medellín, año en que fue incorporado al área urbana mediante el Acuerdo 142 del Concejo Municipal. Este sector era ocupado en ese entonces por fincas de familias pudientes de la ciudad, exceptuando el casco urbano donde vivían los artesanos, albañiles y areneros de La Iguaná.

Carretera al mar 

El antiguo camino indígena que llegaba hasta el río Cauca fue la base para los caminos de herradura durante la Colonia por donde se transitaba a lomo de mula, a caballo y a pie. Posteriormente este mismo trazado serviría de base para la construcción de la carretera al mar, la cual conectó a Medellín y al Valle de Aburrá con la región del Urabá en el océano Atlántico. 

Carretera al mar. Foto: archivo Biblioteca Pública Piloto.
Dicha carretera fue iniciada el 6 de mayo de 1926 con un acto solemne que partió desde el Parque de Berrío y terminó en la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, en Robledo. Fue construida a lo largo de treinta años sin más herramientas que palas, picas, coches, dinamita y rudimentarias máquinas de motor. Es pues una obra maestra de la constancia y tenacidad que ha caracterizado al pueblo antioqueño desde sus orígenes.