Investigación y divulgación del patrimonio cultural en Medellín y la comuna 7 Robledo

El camino de Aná en Robledo, vestigio de la planeación indígena en Medellín


Carretera hacia Robledo, al lado izquierdo se ve el resplandor de la quebrada La Iguaná en la década de 1940.
 

 Tras la invasión de los españoles al valle del río Aburrá a partir de 1541, éstos descubrieron una extensa red de caminos indígenas que se extendía a través de enormes distancias formando vías de comunicación que conectaban ríos, montañas, llanos, aldeas y sitios sagrados de los diferentes pueblos asentados en el hoy departamento de Antioquia. Hallazgo que facilitaría, posteriormente, el sometimiento y exterminio de sus moradores originarios.  

En los relatos y crónicas de Jorge Robledo y Cieza de León, el primero comenta que “…hay muchos caminos despoblados y caminos muy anchos y acequia a mano de pueblos, todos ya destruidos, de grandes pueblos…”. Por su parte, Cieza de León dice: “adelante se vio un camino antiguo muy grande, y otros por donde contratan con las naciones que están al oriente, que son muchas y grandes; las cuales sabemos que las hay más por fama que por haberlo visto.” (Citados en: Proyecto de reconstrucción de Tejido Social. Personería de Medellín – Secretaría de Educación y Cultura, programa de Convivencia Ciudadana, Medellín, 2002.)

“El camino antiguo muy grande” a que hace referencia Cieza, al parecer, en el sector del teatro Pablo Tobón Uribe seguía al occidente bordeando la quebrada Santa Elena, pasaba por la Plaza Mayor o Parque de Berrío, siguiendo por la calle Boyacá pasando por el barrio San Benito, para luego seguir al pueblo de San Ciro o Anápolis, en la banda occidental del río Aburrá. De este sitio, el camino se remontaba hasta llegar a la Culata, hoy San Cristóbal y continuaba al Boquerón, para luego descolgarse hacia Santa Fe de Antioquia. (Secretaría de Cultura Ciudadana, Cosual, Medellín, 2007, “De la falda del Cucaracho…, al Cucaracho”, p. 13) 
Desde que los españoles se establecieron en Santa Fe de Antioquia, ésta comenzó a ser planeada como la capital de la Provincia de Antioquia. Su ubicación era privilegiada por estar en las cercanías del río Cauca que entonces era navegable. Desde tiempos remotos ese mismo río proveía a los indígenas de alimento, agua para los cultivos, oro para sus creaciones y era utilizado como vía de comunicación entre una región y otra. 
Señalización en el parque del barrio Robledo Parque, al fondo la iglesia Nuestra Señora de los Dolores.

Los españoles renombraron el extenso camino como “El Camino del Virrey”. En sus inmediaciones nacería el asentamiento de San Ciro el origen de lo que hoy conocemos como Robledo.